Mi historia

Amante de los viajes, el Arte y la Naturaleza. Después de pasar por una adolescencia de mucha inestabilidad emocional y busqueda de “paz”, empecé a leer sobre desarrollo personal, y luego estudié psicología en la Universidad Católica. Después me fui a viajar sola por casi dos años, y fui explorando distintos caminos de sanación, y técnicas de meditación. Cuando empecé a practicar con algunas personas lo que iba aprendiendo, me di cuenta de que es posible sanar cosas de años, en muy pocas sesiones, y eso me animó a seguir dedicándome a esto hasta el día de hoy, y a dar charlas luego sobre ciertos aprendizajes que he ido integrando. 

Empecé una búsqueda espiritual desde los 12 años aprox, movida por la necesidad de sentirme en paz, aprender sobre el Amor, y de conectar con un propósito en mi vida. En esa época vivía en Rancagua, en un contexto muy tradicional… siempre me sentí un tanto “distinta”. 

En la universidad pasé por períodos de mucho estrés, lo que me llevó a meterme a yoga cuando estaba en cuarto año, y ahí descubrí por primera vez lo que era sentirme “contenida” por mí!… En esa época era muy católica, por lo que en paralelo buscaba mucho también la calma en la Iglesia. Después de titularme entré a trabajar en una fundación, y ahí en paralelo exploré mi fasceta de artesana en Viña los fin de semana, para ver si podía hacer eso en mi ida a Australia, que es un viaje que ya estaba planeando. En esas escapadas me fue muy bien en Chile, pero al llegar a Australia conocí el “fracaso” en ese sentido más de una vez!… me di cuenta que muchas cosas no funcionaban igual… y viví todo tipo de experiencias, algunas fascinantes y otras muy angustiantes. Especialmente cuando me fui al sudeste, que conocí lo que es salirse de la zona de confort, y vivir situaciones estresantes de esas que se viven cuando uno viaja sola y con poca plata, por un largo tiempo… creo que todo eso me enseñó cosas más importantes que cualquier libro. Y sobre todo las personas que fueron apareciendo en mi camino, de muchos países y culturas distintas. Después volví a Chile y me instalé unos meses en Viña, sin conocer a nadie de allá, viviendo en hostales… y hice un diplomado en Arte-terapia y Psicología Positiva. Luego viajé 9 meses más, los primeros con una comunidad que me enseñó mucho de espiritualidad y sanación, luego sola hasta Usuaya y a lo largo de sudamerica.

A la vuelta hice varios cursos de Mindfulness, Reiki, EFT-Tapping y Coaching Personal, a la vez que iba atendiendo a mis primeros “participantes”. Así desarrollé la Terapia Integral, que hoy ayuda a  muchas personas a sanar temas físicos o de relaciones, trabajando sobre todo el Amor Propio y el manejo energético-emocional. Y siento que me empodera cada día más el ver los resultados que me van contando, y al compartir conocimientos en charlas y talleres. Algo que me hace muy feliz.